Seleccionar página

El orden en el baño no es una tarea fácil y mucho menos cuando se comparte con varias personas. Esta es una preocupación que tengo como mamá de familia numerosa ya que por muchos inventos que hago nunca consigo que esté bien ordenado y que cada uno al acabar de ducharse o lavarse los dientes vuelva a dejar todo «correcto».

Es por eso que decidí hablar con Vanesa Travieso de @ponorden ,formada en el método KonMari y organizadora de espacios, para que escribiera un artículo con ideas que pudieran ayudarnos a todas. Ella implementa el método de Marie Kondo autora del libro » La Magia del orden» que es un bestseller mundial.  Seguro que os resultará de utilidad!!!

Vanesa nos explicó: «Lo primero sería concretar…qué solemos tener en el baño?:

Productos para el cuidado de la cara y el cuerpo : Cremas, cepillo y pasta de dientes, jabones de mano, productos para la limpieza de cara, algodones, maquillaje, desodorantes, productos para el afeitado, cepillos, peines, secador y planchas para el cabello, cintas, lazos, diademas, gomas y horquillas..

Productos para el baño y ducha :gel, champú, cremas, esponjas etc
Toallas, papel higiénico

Y aquí llegan nuestras preguntas:

La primera regla básica antes de poder ordenar y organizar es:

  1. Descartar y tirar todo lo que esté caducado (cremas), 
  2. Esté viejo o roto (lazos o clips para el pelo),
  3. Lo que tengamos duplicado (peines o cepillos) y por último
  4. Lo que ya no nos gusta o no nos hace feliz.

Una vez eliminado todo lo que no resulta útil o que cumpla la regla anterior pasamos a:
La segunda regla: ordenar por categorías y no por lugar, es decir, peines con peines, cremas con cremas y lazos con lazos. Esto, es importante porque te da la perspectiva de ver cuantas cosas tenemos de cada categoría.

Tercera regla y más importante ya que sin ella volveríamos al desorden en tan sólo unos días, es buscar “un lugar para cada cosa”. Si no le damos a cada cosa un lugar propio se multiplican las posibilidades que el espacio vuelva a desordenarse.

Una vez que conocemos las tres reglas podemos encontrar pequeños «trucos» que nos ayuden a llevar nuestro trabajo a término y de una manera permanente que es lo más importante. Buen aspecto pero no sólo los primeros días sino para siempre ( que es lo que más nos preocupa a las madres).

A continuación os indicamos algunas ideas:

Utiliza cajas de diferentes tamaños dependiendo de las categorías a ordenar y la cantidad. Puedes comprar las cajas en cualquier bazar que tengamos cerca de casa o en tiendas dónde venden productos de organización que pueden ser de tela, transparentes etc. Una buena idea es hacer uso de las que tenemos en casa como las cajas de zapatos (que podemos decorar como más nos guste), cajas de bombones, de relojes, de madera o botes de cristal con y sin tapa. La idea es reciclar al máximo las cosas que ya tienes y darles un nuevo uso.

Organiza en vertical, esto hace más fácil su uso, vemos enseguida lo que hay y cogemos y devolvemos sin alterar el resto. Un tip es colocar los objetos más altos detrás y los más bajos delante, así veremos mejor todo lo que tenemos.

– Crea “una segunda estantería”  si  tienes un mueble debajo del lavabo  con alzadores especiales que hay en el mercado y así optimizas el espacio.

Usa cestas o cajas para ordenar el papel higiénico o las toallas que podemos dejar en el suelo o colgar a modo de estantería. Las toallas, enróllalas y ganaras espacio.

Coloca estanterías o baldas tipo librería, ocupan poco, optimizan mucho el espacio y son monísimas.

Deja en el baño sólo lo imprescindible y busquemos otro lugar para el resto de cosas como neceseres, geles y jabones de repuesto.
Medicamentos, termómetros y botiquín fuera del baño. Podemos buscar un lugar en la cocina, fuera del alcance de los niños y ordenados como no, en una caja.

Saca las cremas, perfumes etc; de sus envases, ocupan sitio y te hacen perder más tiempo cada vez que abres y cierras. Otra idea es utilizar el mismo tipo de envase con diferentes etiquetas para no confundirlos…da sensación de orden y armonía.

No acumules muestras de cremas y perfumes. Después de un año casi todas caducan. Si no las usamos, tíralas o dónalas.
Mantén despejada la repisa del lavabo, inspira orden y limpieza.

Pon flores, un cuadro que te guste una fotografía que te haga sonreír cada vez que entras en el baño.
Por último y muy importante, no olvidéis que “menos es más”

Vanesa Travieso LLorca